Plátanos

Plátanos biofortificados para África

Plátano, banana, cambur, topocho… no importa el nombre con el que se conozca. Es probablemente la fruta más cultivada y consumida del mundo. Su producción solamente es superada por el trigo, el arroz y el maíz. Es un alimento nutritivo y básico para la dieta de las poblaciones de países tropicales desnutridos.

En Uganda, por ejemplo, una persona promedio consume hasta 5 veces su peso corporal en plátanos anualmente. Por desgracia, allí estas frutas son deficientes en algunos micronutrientes esenciales, como vitamina A. Aunque es muy poco común en países desarrollados, la deficiencia en vitamina A hace que cientos de miles de niños queden ciegos cada año. El déficit en vitamina A además debilita el sistema inmunológico, haciendo a las personas más susceptibles a enfermedades infecciosas, lo que aumenta la mortalidad.

¿Y si halláramos la forma de que los plátanos fueran ricos en estos nutrientes? La biotecnología agrícola ofrece una alternativa formidable para ello.

Tomando esto en consideración, la fundación Bill & Melinda Gates ha financiado con cerca de 10 millones de dólares el trabajo mancomunado de los investigadores James Dale (Universidad Tecnológica de Queensland, Australia) y Wilberforce Tushemereirwe (Organización Nacional de Investigación Agrícola, Uganda) para la modificación genética del plátano. El objetivo es desarrollar una variedad de plátano con una mayor cantidad de beta-caroteno, el precursor de la vitamina A, apto para el consumo humano. (En otra entrada contaba el desarrollo de otra fruta transgénica, la papaya o lechosa venezolana transgénica resistente a un virus)

El trabajo se inició en 2005 y lleva bastante tiempo por varias razones. No se sabía mucho acerca de cómo trabajar con cultivos de plátanos a nivel molecular, por lo que una gran cantidad de ciencia básica había que hacer primero. Después, se necesitaron tres años para obtener  una nueva variedad de plátano, desde su semilla hasta el punto donde se produce fruta y se puede ver si es más nutritiva. Además, ha habido algunos reveses desafortunados. Por ejemplo, a principios de 2011, el ciclón Yasi destruyó una plantación experimental de la fruta transgénica. Por suerte, el ciclón no desarraigó las plantas, pero los ensayos se retrasaron por lo menos nueve meses hasta que una nueva cosecha de plátanos pudo crecer. La fruta resultante es casi anaranjada, como se muestra en la imagen cabecera de esta entrada.

Al día de hoy, ya se han desarrollado y probado algunas variedades de plátano claramente superiores (ensayos de laboratorio e in vivo con animales de experimentación). Ahora se han iniciado, en los EE.UU., los ensayos clínicos que demostrarían los beneficios para la salud humana. Solo entonces se sometería a las pruebas en campo abierto en Uganda y se procedería con la tramitación de todos los permisos sanitarios y ambientales pertinentes. Si todo marcha bien, para el año 2020 los pequeños agricultores africanos estarían plantando esta variedad ¿No es acaso fascinante?

Antes de que piensen cosas como “natural es mejor“, “otra vez los científicos jugando a ser dios“, “lo modificado genéticamente es malo malísimo“, etc, etc, etc. sepan que la transgénesis también ocurre naturalmente, como expliqué aquí. Que el plátano, banana o cambur que consumimos hoy en día es un invento humano, tal como explica Ciencia de Sofá en “El oscuro pasado de los plátanos“. Y para que no termine ahí la sorpresa, les cuento que es un alimento radiactivo por su alto contenido en potasio; tanto, que camiones cargados de plátanos hacen saltar las alarmas en algunas aduanas. Incluso hay una unidad de medida al respecto, la dosis equivalente a un plátano. Pero eso no es todo, si etiquetaran los ingredientes de esta fruta, la lista tendría la siguiente pinta:

Los ingredientes de un plátano "100 % natural"
Los ingredientes de un plátano “100 % natural”

Con todo y eso es una fruta deliciosa, nutritiva, sana y podría salvar millones de vidas.
¡Buen provecho!

Fuentes:

http://www.gatesnotes.com/Development/Building-Better-Bananas

http://www.theguardian.com/world/2014/jun/16/scientists-bend-banana-genome-to-help-children-overcome-vitamin-a-deficiency

Un comentario en “Plátanos biofortificados para África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>