Ebola vacuna

Las vacunas del Ébola

Todo empezó en diciembre de 2013, cuando un niño guineano de 2 años de edad presumiblemente comió una fruta que había sido mordisqueada por un murciélago infectado con Ébola. Murió a los pocos días de mostrar los síntomas, no sin antes contagiar a su madre, hermana y abuela, quienes sufrieron el mismo desenlace fatal. Desde ahí el virus no paró de trasmitirse de aldea en aldea, hasta que, en pocas semanas, la enfermedad ya estaba presente en los países vecinos de Sierra Leona y Liberia.

Casi 11 meses después estamos enfrentando la mayor emergencia sanitaria de los tiempos modernos, y nunca en la historia un virus de nivel 4 de bioseguridad (el máximo existente) había infectado a tanta gente, a tanta velocidad y en un área geográfica tan extensa. Consideremos que desde que se descubrió el virus, en 1976, ningún brote ha matado a más de 430 personas. El brote de Ébola que sufrimos hoy ha sido responsable de casi 5000 muertes, alrededor de un 70 % de los infectados, expandiéndose la enfermedad incluso a Europa y Norteamérica.

La rapidísima multiplicación del Ébola en la sangre, junto a otras artimañas de las que se vale, deja muy poco chance para que el cuerpo humano desarrolle inmunidad natural, y las terapias antivirales no funcionan. Por ello es que la vacunación ofrece una intervención promisoria para prevenir la infección y evitar su diseminación.

Actualmente están en camino dos vacunas contra el Ébola: la cAd3 de GlaxoSmithKline (GSK) y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los EE.UU. (NIAID), y la rVSV de NewLink Genetics y la Agencia de Salud pública de Canadá. Si todo marcha bien, para el primer trimestre de 2015 deberían estar disponibles.

Pero ¿En qué consisten? ¿Cómo están hechas? ¿POR QUÉ NO ESTÁN LISTAS?

Sigue leyendo

Encabezado

Aquí huele a Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer constituye aproximadamente el 70 % de los casos de demencia en el mundo, siendo la primera causa de discapacidad y dependencia en los adultos mayores. La prevalencia en América Latina y el Caribe es alta y de mantenerse la tasa de casos nuevos anuales, para el año 2040 contaríamos con casi 10 millones de pacientes, una epidemia de proporciones preocupantes. Es por ello que la prevención primaria y el diagnóstico temprano se erigen como las mejores armas contra la enfermedad.

Si bien los síntomas clínicos y otras variables son un signo de que se padece de Alzheimer, el diagnóstico verdadero y definitivo se hace siempre post mortem, pues es en la autopsia cuando se puede acceder al cerebro y encontrar los daños típicos de la enfermedad. Además, el intervalo prolongado entre el comienzo de los cambios neurodegenerativos y el comienzo clínico de la demencia (lapso de entre 15 y 20 años-increíble-) hace que los tratamientos actuales para ayudar a paliar algunos síntomas sean poco efectivo y jamás afectan la progresión de la enfermedad.

Un objetivo realista sería posponer el comienzo clínico de la enfermedad a edades más avanzadas. Se ha llegado a estimar que un año de retardo en el comienzo de los síntomas del Alzheimer, resultaría en la reducción de 12 millones de casos en todo el mundo para 2050, así como una disminución significativa de los costos. Pero ¿cómo podríamos anticiparnos a los síntomas de demencia? En la nariz podría estar la respuesta, según investigadores venezolanos.

Si quieres saber a qué me refiero pincha la siguiente figura y lee mi colaboración para Latin American Science por la conmemoración del Día Mundial del Alzheimer.

Mi colaboración para LAS clicando en el logo.
Mi colaboración para LAS clicando en el logo.
plastic

Por un cambio drástico en el uso del plástico, los bioplásticos.

En nuestra era moderna de ciencia y tecnología, los plásticos son uno de los materiales más usados a nivel mundial y sus aplicaciones son vitales para la industria automotriz, la fabricación de electrodomésticos, equipos informáticos e incluso materiales médicos. Es por ello que la durabilidad y la resistencia son propiedades deseables en el uso de este material. Sin embargo, los desechos de plástico no son nada amigables con el medio ambiente y se acumulan a un ritmo frenético de 25.000.000 de toneladas al año, un verdadero drama para nuestro planeta. ¿Qué hacer? Concientizar sobre su uso racional, reciclar los residuos y buscar alternativas biodegradables como los bioplásticos.

Sigue leyendo

Representación del virus de la hepatitis B. En las zonas rojas se encontraría el antígeno Aa o HBsAg

El histórico descubrimiento del virus de la hepatitis B

Tengo debilidad por las historias que subyacen los grandes descubrimientos (por eso con cada episodio de Cosmos me sentía extasiado). Y hoy 28 de julio, Día Internacional de la Hepatitis, traigo a colación un maravilloso ejemplo de cómo la investigación básica conduce a resultados prácticos transformadores, una muestra más de cómo funciona la ciencia.

Sigue leyendo

Chikungunya5

Éramos muchos y parió la abuela: el virus chikungunya surge en América

Son múltiples los problemas que nos agobian a los pueblos latinoamericanos y caribeños, parecen infinitos diría yo. Tan solo uno de ellos son las enfermedades tropicales. El clima húmedo y cálido todo el año es perfecto para que los insectos portadores de parásitos, bacterias o virus vivan a sus anchas entre nosotros. Enfermedades como la malaria, el mal de Chagas, leishmaniasis, esquistosomiasis, oncocercosis, dengue, entre muchas más, son endémicas de estas latitudes. Por si fuera poco, el virus chikungunya ha entrado con mucha, muchísima fuerza en las islas del Caribe y es cuestión de tiempo para que atraque en tierra firme.

¿Pero por qué? ¿De dónde salió? ¿Cómo se transmite? ¿Es realmente peligroso? ¿El virus Chikun… qué? Vamos por parte.

Sigue leyendo